Nombre: Logicismo

1- Nombre: Carlos Alberto Rosario Paulino, sj. 2- Edad: 21 años 3- Nacionalidad: Dominicana 4- Ocupación: Religioso (Seminarista) 5- Recide en: Santo Domingo (Capital de la Rep. Dom.) 6- Signo: Tauro 7- Interés con esta pág.: Facilitar datos para trabajos de caracter filosófico 8- Criterios para el uso de los datos: a) Usar siempre pie de página b) Respetar la sintaxis de las proposiciones que componen los argumentos. c) No transcribir estos ensayos.

martes, marzo 14, 2006

LA LÓGICA EN EL USO DEL LENGUAJE



1- Las tres funciones básicas del lenguaje:

La oscilante variedad de usos del lenguaje se puede dividir en tres categorías muy generales que son:
1. Función de comunicar información: es la que se realiza mediante la formulación y la afirmación (o negación) de proposiciones, que en este caso pueden ser tanto verdaderas como falsas. Este discurso informativo es usado para describir el mundo y para razonar acerca de él.
2. Función expresiva: se usa para expresar emociones, sentimientos o actitudes, ejemplo: en la poesía, para expresar pena y entusiasmo voceando. No se puede juzgar como verdadero ni falso.
3. Función directiva: se lo usa con el propósito de originar (o impedir) una acción manifiesta. Por ejemplo, las órdenes y los pedidos. Este discurso no es verdadero ni falso, sólo se obedecen o se ignoran.

2- El discurso que cumple funciones múltiples:

Las funciones mencionadas más arriba no se pueden usar mecánicamente, porque la mayoría de los usos ordinarios son mixtos, es decir, que un mismo discurso puede comprender las tres funciones. Esta cierta combinación es la condición que posibilita una comunicación efectiva, ya que no existe la exclusividad exhaustiva.

3- Las formas del discurso:

No es viable identificar la forma con la función, puesto que una oración declarativa no equivale a un discurso informativo ni tampoco las oraciones exclamativas a un discurso expresivo. Con esta identificación, a menudo los lectores se impedirían a sí mismos una comprensión de lo que leen. Esto porque no toda oración declarativa debe ser valorada como verdadera o falsa, cosa característica de un discurso informativo. Recordemos además, que un mismo discurso puede servir hasta a tres funciones del lenguaje simultáneamente, donde dos de ellas no aceptan en modo alguno este tipo de juicio. Sin olvidar que los conceptos de verdad y falsedad, así como los concomitantes de corrección e incorrección de razonamientos, tienen mayor importancia para la lógica que los otros ya mencionados, aunque no hay ningún método mecánico aplicable al lenguaje en general para el propósito de distinguir un tipo de discurso de otro.

4- Palabras emotivas:

Como ya sabemos, para que una oración formule una proposición, sus palabras deben tener un significado literal o cognoscitivo referido a objetos o acontecimientos y a sus propiedades o relaciones. Sin embargo, cuando expresa una actitud o un sentimiento, algunas de sus palabras pueden también tener una sugestión o un impacto emotivo, es decir, que una misma palabra o frase puede tener simultáneamente una significación literal y una impacto emotivo; donde este segundo es llamado también “significado emotivo”. Entre ambos significados existe gran independencia, aun perteneciendo a una misma palabra.

Las palabras pueden tener exactamente los mismos significados descriptivos y literales, y ser moderada o totalmente opuestas en su significado emotivo. Por ejemplo: si a un poema le cambiamos algunas palabras por sinónimos más neutros, seguirá con la misma significación objetiva, mas su valor poético quedará destruido.

5- Tipos de acuerdo y de desacuerdo:

Hay diferentes tipos de acuerdo o de desacuerdo que pueden expresarse con respecto a cualquier situación o actividad que son:

1- Desacuerdo en las creencias: cuando dos personas difieren sobre si ha ocurrido o no un suceso. Aquí es imposible que haya actitudes.
2- Desacuerdo en las actitudes: cuando dos personas están de acuerdo en que un acontecimiento realmente ha ocurrido, pero tienen actitudes muy divergentes, y hasta opuestas, hacia el mismo. Mientras uno aprueba el acontecimiento, el otro lo desaprueba, dado que tienen una diferencia de sentimientos acerca de la cuestión.
3- De acuerdo en ambos: cuando las dos personas convergen tanto en las creencias como en las actitudes.
4- De acuerdo sólo en las actitudes: cuando dos personas, a pesar de diferir en sus creencias, comparten sus actitudes.
5- Desacuerdo completo: cuando las dos personas comparten tanto sus creencias como sus actitudes.

Para resolver los problemas de los desacuerdos debemos saber que si dicho desacuerdo reside en las creencias, podemos resolverlo mediante una averiguación concerniente a los hechos. Si el desacuerdo es en las actitudes y no en las creencias, las técnicas para resolverlo son más amplias y menos directas, ya que la divergencia no versa sobre los hechos, sino sobre la manera de valorarlos. Aquí ayudaría la persuasión, utilizando en gran medida el discurso expresivo.
Por consiguiente, para saber discernir qué tipos de desacuerdo pueden hallarse implicados en una cuestión, es necesario el conocimiento de los distintos usos del lenguaje.

6- El lenguaje emotivamente neutro:

Cuando estamos tratando de ´´ averiguar los hechos ´´, de seguir un razonamiento o de conocer la verdad acerca de algo, todo lo que nos distraiga de nuestro propósito tenderá a frustrarnos. Por otra parte, si nuestro propósito es obtener y comunicar información, y deseamos evitar los malentendidos el lenguaje más útil es el que tiene menos impacto emotivo. Para ser más explícito, si nuestro interés es de carácter científico, haremos bien en evitar el lenguaje expresivo y en cultivar un conjunto de términos que sean, desde el punto de vista emotivo, lo más neutro posible, porque como ya hemos dicho, un discurso puede traducirse a un lenguaje más neutro sin que este pierda su contenido informativo. No es que el lenguaje emotivo sea malo en sí mismo, sino que si es información lo que queremos transmitir, es preciso acudir a términos más neutros.